viernes, 15 de febrero de 2008

ORGANIZA UNAM SIMPOSIO INTERNACIONAL SOBRE CASCARONES Y ESTRUCTURAS ESPACIALES


· Es la segunda ocasión que se realiza en América Latina, ambas celebradas en México

· De manera simultánea, se llevará a cabo el Tercer Simposio Latinoamericano de Tenso-Estructuras

· El académico de la FA, Juan Gerardo Oliva, dijo que el encuentro busca motivar a arquitectos e ingenieros sobre el cuidado del medio ambiente

· Asistirán entre 300 y 350 especialistas de todo el mundo

Por el liderazgo que México ha tenido en la construcción de estructuras basadas en cascarones, la Facultad de Arquitectura (FA) de la UNAM llevará a cabo el Simposio de la Asociación Internacional de Cascarones y Estructuras Espaciales (IASS, por sus siglas en inglés) 2008, Nuevos materiales y tecnologías, nuevos diseños e innovaciones, un enfoque sustentable del diseño arquitectónico y estructural.

El encuentro académico, organizado en colaboración con otras entidades de esta casa de estudios e instituciones educativas del país, se realizará por segunda ocasión en Latinoamérica. En ambos casos, se efectúa en el territorio; el anterior fue en 1966. Además, de forma simultánea, se realizará el Tercer Simposio Latinoamericano de Tenso-Estructuras.

El académico de la FA e integrante del comité organizador, Juan Gerardo Oliva Salinas, afirmó que este encuentro busca motivar a los futuros arquitectos e ingenieros para que tomen conciencia sobre la importancia de las estructuras en el diseño arquitectónico, sean cuidadosos con el medio ambiente y hagan propuestas novedosas en la materia, no sólo para México sino para el planeta.

En este mundo de comunicación inmediata, los latinoamericanos han demostrado que pueden hacer obras de interés para todo el orbe, y aportaciones en innovación tecnológica y para el desarrollo de una sociedad sustentable, señaló.

Los profesionales están conscientes del cuidado que merece el medio ambiente, dijo. Es fundamental que “no se diseñen estructuras que requieran gran cantidad de energéticos, sino que los recursos naturales se ocupen adecuadamente, que no se desperdicien”.

Oliva recordó que durante la década de los 50 y 60 el país fue líder en el mundo en la materia gracias a los diseños de Félix Candela. México y España se han distinguido por su liderazgo. En esa época, se construyeron diversos espacios en el territorio, basados en cascarones de concreto armado, sobre todo en la capital de la República, como cubiertas para gasolineras, iglesias e, incluso, estaciones del Metro.

En los últimos años, refirió, las estructuras se han modificado de acuerdo con los materiales y los desarrollos tecnológicos. Con la llegada de elementos novedosos es obligatorio proponer edificaciones diferentes.

Hoy, insistió, existen nuevos componentes y metodologías para trabajarlos. Sin embargo, “es lamentable que se diseñen estructuras donde la forma es por la forma misma, y no hay sustento que la justifique; si bien se trata de innovaciones en cuanto a construcción, de realización de cálculos y unión de elementos, el peligro es el uso indiscriminado de los elementos”.

Por ejemplo, el Museo Guggenheim, en Bilbao, España, y el Estadio Olímpico Nacional de Beijing, China, son dos proyectos de carácter mundial, atractivos en cuanto a su forma y con gran éxito mercadotécnico; sin embargo, apuntó, en ambos el uso de los materiales se ha hecho de manera indiscriminada, que va contra el principio del cuidado del entorno.

Se deben diseñar “sistemas estructurales novedosos, que aporten, pero que cuiden el uso de los energéticos. Ese es un compromiso y una bandera que deben enarbolar tanto arquitectos como ingenieros”, resaltó el especialista.

Se puede emplear acero o concreto armado en las estructuras, comentó, pero ese no es el problema, sino la forma de manejarlos. En México, por ejemplo, existe la tradición de la bóveda de ladrillo, que no está obsoleta, pues sabiéndola aplicar funciona al igual que el acero y el concreto armado.

Oliva Salinas consideró que los materiales que se utilizarán en el futuro son aquellos como polímeros, plásticos y membranas, cuyo componente básico no es el agua; e incluso el vidrio mismo y un concreto transparente translúcido, así como otros que aún están siendo investigados.

Se pretende que el desarrollo de este simposio sirva para que arquitectos, ingenieros y diseñadores de estructuras tengan más acercamiento con los colegas de la IASS y que haya un intercambio mayor con especialistas de Europa, Estados Unidos y Asia, apuntó.

Entre los temas que se abordarán, destacan: arquitectura, ingeniería, teoría e historia, diseño conceptual, procesos de diseños novedosos, nuevos materiales y tecnologías, sustentabilidad y estructuras construidas recientemente.

Se espera que tanto al simposio latinoamericano como al internacional, a celebrarse del 27 al 31 de octubre en la ciudad de Acapulco, Guerrero, asistan entre 300 y 350 participantes procedentes de todos los continentes.

En la organización del encuentro participan, además de la FA, el Instituto de Ingeniería, las facultades de Ingeniería y de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, así como el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, la Universidad Autónoma Metropolitana y el IASS.

Créditos: Universidad Nacional Autónoma de México